Saturday, December 21, 2013

Como el Padre Pio, asombremonos ante el Misterio del Niño de Belen

 
Queridos,
 
la Navidad del Hijo de Dios  está a las puertas, como  cristianos y como hijos espirituales de san Pío de Pietrelcina, estamos llamados a reaccionar contra la tendencia desacralizante
que busca vaciar a la Navidad del Señor de su verdadero significado  convirtiéndola en una fiesta vacía y sin sentido. Aceptamos a Papá Noel, el árbol de navidad,  los regalos, el pan dulce y el espumante, el turrón y los regalos, pero no olvidemos lo esencial:” La Navidad es, en primer lugar y sobretodo el nacimiento del Hijo de Dios, que se hizo hombre en el seno de la Virgen María, ha nacido en Belén por amor a nosotros para salvarnos con su obediencia al Padre hasta la muerte y muerte de cruz”. Todo  el resto es coreografía, folclore, contorno.
 

En la Escuela del Padre Pío de Pietrelcina redescubrimos la capacidad del asombro delante de un misterio  inefable e insondable ¡ que nos supera y qu toda  una vida no sería suficiente para llegar a comprenderlo!. El Padre Pío vivía el tiempo  de   Navidad con verdadera participación interior, se conmovía  hasta las lágrimas ante el Niñito,  lo apretaba en sus brazos con indecible afecto y emoción. No quitemos los ojos del Niño Jesús, tengamos  siempre ante los ojos de la mente y del corazón su pobreza  y humildad, su amor por nosotros su hacerse cercano a cada hombre para compartir en todo su vida y para salvarlo desde a dentro. Al mirar al Niñito de Belén recordemos que es Dios!
 

Queridos todos: arreglemos  con gusto los pesebres de  nuestros hogares, de  la parroquia y, allí donde sea posible, también  en las escuelas. Eduquemos  a nuestros niños  a  reconocer el verdadero significado de la Navidad y el de  su signo más vivo  y más elocuente: el Niño Jesús acostado en un pesebre junto a  María y José.
Dispongámonos a celebrar la Santa Navidad en  oración escuchando en forma  asidua y fecunda de la Palabra de  Dios. Acerquémonos  con gusto al sacramento de la penitencia, para purificar nuestro corazón de todos los  pecados  que corrompen  y comprometen  nuestra comunión plena con Dios y con nuestros hermanos en la Iglesia. Escuchemos , con bien dispuestos ,  la voz de nuestros pastores: el Papa, los Obispos, los sacerdotes… que nos instruyen sobre  el verdadero significado de la Navidad y la solidaridad hacia los hermanos más  necesitados. Participemos  de la Eucaristía, misterio inefable del amor de Dios, con el mismo  espíritu que animaba  a San Francisco y al Padre Pío, los cuales veían  en este sacramento una prolongación de la Encarnación del Hijo de Dios que se hace pan para la vida del mundo y que viene a habitar entre  nosotros.
 

Queridos hermanos: de mi parte y de todo el Centro de los Grupos de Oración del Padre Pío de San Giovanni Rotondo, les envío a todos y a cada uno de ustedes los mejores augurios por una feliz y Santa Navidad y un  Año Nuevo fecundo en el Espíritu, rico en  todas las gracias y bendiciones del Cielo. Que el  Padre Pío infunda en cada uno de nosotros su santo amor por el misterio de la Encarnación y el nacimiento del Hijo de Dios para que  podamos acogerlo,como él,  con un corazón renovado y lleno de alegría en nuestra vida dando testimonio  a un  mundo distraído y superficial, pero tan necesitado de amor y de luz.
¡ Felicidades a todos!!
 
Fray Carlo Maria Laborde capuchino. Secretario General de los Grupos de Oración
 

No comments:

Post a Comment