Friday, February 7, 2014

San Pio de Pietrelcina sigue haciendo ruido… y ahora en el Oeste!


San Pio, celebrando Misa
Francesco Forgionne, mejor conocido como Padre Pio o San Pio de Pietrelcina, es de los santos de nuestra Orden Capuchina el más conocido actualmente. San Pio de Pietrelcina, ha pasado a la historia, como el primer sacerdote estigmatizado de la historia y comparte con nuestro padre fundador San Francisco, ese carisma especial de compasión por los pobres y necesitados y su unión con Cristo que lo hace un “alter Christus”,  “otro Cristo”. Y San Pio lo fue, no solo por su configuración a través de una vida de seguimiento de Cristo como fue la vida de nuestro padre San Francisco, sino también  configuración sacramental, por ser también sacerdote.  Su modo de celebrar la Misa con ese fervor y unión íntima con Jesús, su ministerio de la confesión y la dirección de almas, su caridad para con los pobres, especialmente los enfermos y los carismas extraordinarios que le acompañaron durante su vida lo han hecho ser un santo muy querido e invocado por el pueblo cristiano. Tanta fue la fama que alcanzó  este humilde hijo de San Francisco, que aquel remoto convento de San Giovanni Rotondo, en el Monte Gargano, en Italia, donde lo que reinaba era la pobreza, se convirtió en meta de peregrinos que buscan encontrarse con Dios a través de su siervo San Pio.

Padre Pio, tenía plena conciencia de que Dios le había llamado a una grandísima misión y que esta continuaría después de su muerte. El llego a decir que le había pedido a Dios permanecer a la puerta del cielo, hasta que entrara el último de sus hijos espirituales. Pero, tuvo una frase muy peculiar, y es que el afirmo: “hare más ruido muerto que vivo”. Y esto sigue siendo verdad, pues, la devoción al Santo de los estigmas, lejos de disminuir, sigue en aumento en todo el mundo y Puerto Rico, no es la excepción.


Cuerpo incorrupto del Padre Pio, expuesto en el 2009-2010,
en San Giovanni Rotondo
Cuando los frailes capuchinos, llegamos a la Parroquia Santuario Protomártires de la Inmaculada Concepción de Espinar, varios fieles se me acercaron pidiéndome que les ayudara a conformar un Grupo de Oración del Padre Pio. Fue entonces cuando me di a la tarea de ayudarles a ir formando poco a poco este grupo. Los frailes habíamos traído una imagen del Padre Pio, y el 10 de agosto de 2011, en el 101 aniversario de la Ordenación Sacerdotal del Padre Pio, la instalamos en uno de los claustros exteriores del Santuario. Luego, iniciamos las reuniones mensuales los segundos miércoles de mes. El 23 de septiembre de 2011, celebramos por primera vez la Memoria de San Pio de Pietrelcina. Para dicha ocasión, tuvimos la Reliquia de San Pio (que nos fue traída por Fray Elías Cabodevilla) y que ahora se conserva en su Santuario en el Centro Capuchino. Junto a la Reliquia, nuestro Viceprovincial Fray Francisco, nos prestó una imagen del Padre Pio, que es una réplica de cómo se conserva hoy el cuerpo del Santo en San Giovanni Rotondo. La reliquia regreso a su Santuario, sin embargo, la imagen de la réplica del cuerpo incorrupto de San Pio nunca la vinieron a buscar.  Así, las cosas, la imagen le tuvimos que buscar un lugar en el templo, pues, a los fieles les impactaba mucho la imagen y les movía a pedirle su intercesión.
Replica del Cuerpo incorrupto del Padre Pio, en
 
Mientras tanto, seguimos formando el grupo y decidimos conformar la directiva, escribir el reglamento interno del grupo conforme a los estatutos y buscar la aprobación oficial del obispo. Gracias a Dios, el pasado año, en la Fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, nuestro Obispo Álvaro Corrada del Río,SJ nos concedió la aprobación canónica del Grupo de Oración de Padre Pio “La Inmaculada Concepción”, siendo el primer Grupo de Oración en la Diócesis. Además, también, conseguimos inscribirlo oficialmente en el Centro Internacional de los Grupos de Oración en San Giovanni Rotondo.
Cuerpo del Padre Pio expuesto permanentemente desde el 1 de junio de 2013
a la veneracion de los fieles, en su santuario, en San Giovanni Rotondo
 

Entonces,  les propuse a los miembros del Grupo solicitar una reliquia del Padre Pio para nuestra Parroquia- santuario, a lo que todos estuvieron de acuerdo. Le escribí por correo electrónica a nuestro hermano Fray José Ángel, que por esas fechas estaba en Roma, y nos consiguió una reliquia para nuestro Santuario. Y todo esto, en cuestión de días, pues, estamos hablando de mayo del pasado año, y el 1 de junio de 2013, cuando Fray José Ángel regresó a Puerto Rico, trajo consigo la preciada reliquia.  Una feliz coincidencia, pues, ese mismo día exponían permanentemente el cuerpo incorrupto del Padre Pio, en San Giovanni Rotondo. La reliquia que nos enviaron, es un pedazo de pañuelo, manchado con sangre de la herida del costado de San Pio, lo que nos recuerda, su unión con el corazón de Cristo, al que fue devotísimo el Padre Pio.
Reliquia de San Pio con su lampara votiva permanente
 
Ahora, había que buscar hacer algo para conservar dignamente la reliquia de San Pio en el templo. Pedí, a Fray Francisco García, si nos dejaba la imagen de Padre Pio, pues, así le podríamos hacer un retablo, y accedió a nuestra propuesta. Y con la ayuda de los fieles y el diseño que nos preparó nuestro vicario parroquial Fray Luis F. González, mandamos a construir el retablo, que conservaría la réplica del cuerpo incorrupto de Padre Pio, su reliquia, y las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús, San Francisco y San Antonio de Padua.  Entre los meses de noviembre-diciembre, se construyó el mismo en madera de cedro, y fue instalado en la parte posterior del templo. Y para la gloria del Señor, y exaltación de sus santos, el pasado domingo 26 de enero de 2014, nuestro Viceprovincial, Fray Francisco García, presidio la Eucaristía de las 11:00am en el Santuario, el cual estaba repleto de fieles, incluso, con gente en los claustros exteriores del templo, y al finalizar la Misa, bendijo el retablo, nos impartió la bendición con la reliquia de San Pio y se instaló definitivamente la misma en la urna preparada para ella, quedando así expuesta permanentemente a la veneración de los fieles.

Fray Francisco instalando la reliquia en la urna del retablo
Son muchas las gracias, que los fieles me comparten que han recibido por la intercesión de San Pio, pero, sobre todo, como su vida les ha animado a volverse a Dios, a iniciar una vida espiritual más profunda y a buscar una mayor profundidad en su vida de fe. Personas, que nunca habían conocido de San Pio, al ver su imagen y preguntar quién es, han buscado saber de su vida y han iniciado una vida espiritual más intensa. Testimonios de personas, que han experimentado cosas extraordinarias con el santo, que les mueven a confesarse después de muchos años. Son todas manifestaciones de que San Pio de Pietrelcina sigue haciendo ruido después de muerto, también aquí en Puerto Rico, y ahora ¡en el área Oeste también!
Retablo de San Pio de Pietrelcina y su santa reliquia, en el Santuario de la Ermita de Espinar
 

Por: Fray Luis Oscar Padilla Cruz, OFMCap

No comments:

Post a Comment