Wednesday, March 13, 2013

En unos años recién podremos valorar las enseñanzas de Benedicto XVI sobre el laicismo [2013-03-13]

Fue el Papa necesario para interpretar la naturaleza de los peligros.
Probablemente pasen algunos años antes de que entendamos el gran legado que nos deja Benedicto XVI. Fue el Papa reflexivo que se necesitaba en ese momento, para interpretar lo que está detrás del estado secular cada vez más agresivo, que usa un doble discurso, ampliamente comunicado por los medios de comunicación del sistema.



Su advertencia es: en occidente el Estado está empujando cada vez más hacia una agenda secular. Y en esa agenda está tirar para afuera a la Iglesia, no sólo de la plaza pública, sino de la cultura, por lo que la amenaza a la libertad religiosa es muy real.

LA AMENAZA DEL LAICISMO RADICAL AL TESTIMONIO DE LA IGLESIA

En enero de 2012, el Papa Benedicto se dirigió a los obispos estadounidenses de Baltimore, Washington y la Arquidiócesis para los Servicios Militares durante su visita ad limina a Roma, diciéndoles:
“Es imprescindible que toda la comunidad católica de los Estados Unidos se de cuenta de las graves amenazas al testimonio público moral de la Iglesia presentadas por un laicismo radical que se manifiesta cada vez más en el ámbito político y cultural. La gravedad de estas amenazas deben ser claramente apreciadas en todos los niveles de la vida eclesial. Especialmente preocupantes son ciertos intentos que se realizan para limitar la más apreciada de las libertades americanas: la libertad de religión”

APROBACIÓN DE LEYES Y REGLAMENTOS CONTRA LOS CATÓLICOS

Más o menos al mismo tiempo el Papa estaba advirtiendo a los obispos de Estados Unidos (y, de forma indirecta, todos los estadounidenses) sobre la amenaza a la libertad religiosa de los secularistas radicales, como los intentos del Departamento de Salud y Servicios Humanos de la administración Obama.
Ese mismo enero, la secretaria del HHS, Kathleen Sebelius, pronunció un mandato a todas las instituciones religiosas – especialmente a las universidades y los hospitales católicos – que tendrían que proporcionar anticonceptivos abortivos y esterilización en sus planes de seguros.
El mandato HHS no es un hecho aislado, sino parte de una campaña más grande, extendida por la mentalidad secular en Europa y América para reducir la presencia e influencia del cristianismo en el mundo hasta que finalmente desaparezca de la historia, invirtiendo así los efectos de los 2000 años de evangelización de la Iglesia.

COMPRENDER LO QUE SUCEDE Y LUEGO EVANGELIZAR

El llamado del Papa a una Nueva Evangelización – que redoble los esfuerzos del Papa Juan Pablo II – está hecho para hacer frente a esta amenaza muy real. El destino de la Iglesia en el tercer milenio depende en gran parte de nuestra respuesta a la secularización activa que tanto ha hecho para borrar el cristianismo durante los dos últimos siglos del segundo milenio.
Para responder con oración, tenemos que comprender el alcance real de la amenaza secular.
Benedicto es un hombre muy leído en la historia, y así él entiende muy claramente que la secularización agresiva ha ido ganando terreno político desde los horrores de la brutal descristianización durante la Revolución Francesa. Ocurrió en Francia; ocurrió en Rusia y en los satélites soviéticos; ocurrió de otra manera con la imposición de la pseudo-religión del nazismo que se hizo cargo de su tierra natal, Baviera; y continúa en la actualidad en todas las democracias liberales de Europa.
Y, como el Papa advirtió, la secularización ha llegado a los Estados Unidos de América.
Se retiran los Diez Mandamientos. No hay lectura de la Biblia en las escuelas. Ninguna oración pública. No hay “Feliz Navidad”. Se afirmar el “matrimonio gay”. Y, como hemos visto con el mandato HHS:
“Tú debes participar en la revolución sexual”.

DOBLAR LA RODILLA ANTE EL ESTADO

El mensaje de todo el laicismo radical tal es claro:
“Tú tienes que doblar las rodillas ante el Estado”.
El Estado laico a menudo pone el mensaje en términos más acogedores, términos que deben sonar como una tentación muy familiar:
“Si tu doblas la rodilla delante de mí, entonces yo te daré todo el esplendor y placeres del mundo”.

EL DISFRAZ DE PLURALIDAD DEL LAICISMO

El laicismo es, por definición, la afirmación de este mundo y el rechazo del otro. Está históricamente arraigada en un materialismo que niega la existencia de Dios, los ángeles, el alma y la vida futura. Su fundamento es “el espíritu mundano” que es la fuente de antagonismo del laicismo a la Iglesia.
Como el Papa Benedicto XVI ha advertido, este antagonismo está a menudo disfrazado de la benefactora afirmación de la pluralidad.
Pero cuando secularistas contemporáneos predican la tolerancia, practican lo que el Papa ha llamado una “tolerancia negativa”:
una “nueva intolerancia”, a través de “las normas de pensamiento que se supone que deben imponerse a todo el mundo” – lo que en Estados Unidos llaman “lo políticamente correcto”.
El resultado, ha señalado el Papa, es en realidad:
la “abolición de la tolerancia, pues significa, en definitiva, que la religión, que la fe cristiana, ya no se permite que se exprese visiblemente“.
Ese resultado es, por supuesto, el verdadero objetivo de la laicidad: la eliminación del cristianismo de la cultura.

PROMOCIÓN DEL RELATIVISMO

La afirmación aparentemente benéfica de la pluralidad tiene, como el Papa Benedicto XVI ha señalado, una manifestación más profunda – la promoción del relativismo. El relativismo dice con una sonrisa amable:
“Vamos a afirmar todos los puntos de vista como igualmente buenos; todas las maneras de vivir como igualmente admirables. Todos los pensamientos como igualmente verdaderos”.
Pero oculto bajo el guante de terciopelo de esta afirmación está a menudo una mano de hierro dispuesta a imponer lo que el Papa ha llamado con razón “la dictadura del relativismo”.
Como advirtió el cónclave que acabaría de elegirlo para el papado,
“estamos avanzando hacia una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que tiene como su más alta meta su propio ego y sus propios deseos“.
Ese “egoísmo” es inherente a la negación secular de Dios y la reducción materialista del bien y del mal al placer personal físico y al dolor.
Sin Dios para definir el bien y el mal, la gente se vuelve a sus pequeños dioses propios, creando sus propias reglas morales que maximicen este mundo de satisfacciones.

EL LLAMADO DE BENEDICTO XVI

En respuesta, el Papa Benedicto XVI ha hecho un llamamiento
“para un laicado católico comprometido, articulado y bien formado, dotado de un fuerte sentido crítico de la cultura dominante y con el coraje para hacer frente a un secularismo reductivo que deslegitima a la Iglesia para participar en el debate público sobre las cuestiones que están determinando el futuro de la sociedad”.
Esa llamada fue dada directamente a los obispos de Estados Unidos que lo visitaron en enero de 2012 como una tarea esencial de la nueva evangelización, que incluye también
“una articulación convincente de la visión cristiana del hombre y de la sociedad”, como la verdadera alternativa al secularismo radical.
Un llamado que es para todos los católicos de todo el mundo.
Fuentes: Benjamín Wiker para National Catholic Register, Signos de estos Tiempos

No comments:

Post a Comment