Sunday, January 27, 2013

Fiesta de la Presentación del Señor

Veneración de la imagen del Niño Jesús, el día de Navidad
en el campo de los Pastores en Belen, Tierra Santa 2007

La Fiesta de la Presentación del Señor, conocida también como ¨La Candelaria¨, conmemora la Purificación de María y la entrada del Señor Jesús por vez primera en el Templo. A los 40 días de nacido el Niño Jesús, María, su madre, estaba obligada por la Ley de Moisés a cumplir con el rito de su Purificación y a su vez, ofrecer el sacrificio prescrito por la Ley. El derramaiento de la sagre que se da en el parto, se consideraba que hacía a la madre ¨impura¨.  Se trata, trataba pues, de una impureza, ritual, no moral. Conforme a la Ley de Moisés, (Lev. 12, 1-8) la madre de un niño varón, para, purificarse, debía ofrecer un sacrificio a los 40 dias despues del nacimiento de todo niño varón, que consistía de un cordero, y una tortola o pichón, pero, si eran pobres,se  ofrecían un par de tortolas o dos pichones. Pero, al ser Jesús el Primogénito de María, la Ley establecía que todo primogénito le pertenecía al Señor. En el caso de animales, el primogénito se ofrecía en sacrificio, en el caso de los hijos de los israelitas, eran rescatados, y consagrados al Señor. (Ex. 13, 1-2) Este rescate recordaba la protección del Señor sobre los primogénitos israelitas, durante la Pascua y el Exodo de Egipto y a su vez, iba contra la práctica de los cananeos de ofrecer a sus hijos primogénitos en sacrificio. Es lo que vemos en el sacrificio de Abraham, que en lugar de sacrificar a su hijo Isaac, ofrece en su lugar, el carnero que había aparecido enredado entre las zarzas. (Cfr. Gen.22,1-19.)

Además de estos misterios, la liturgia de la Iglesia, ve en esta celebración el encuentro del Señor con su pueblo. Los Padres de la Iglesia y la Tradición vieron aqui, el cumplimiento del regreso de la Gloria de Dios al Templo profetizada por el profeta Ezequiel (43, 1-5). Esta gloria que en el Antiguo Testamento estaba velada y a su vez revelada por la Nube misteriosa que se posaba sobre el Arca de la Alianza, había abandonado el Templo de Dios, cuando el destierro a Babilonia, pero, el profeta, anuncia que después del destierro, y una vez reconstruido el Templo, volvería esta gloria que entraría por la puerta oriental del Templo. Sin embargo, en el Templo del tiempo de Jesús, no estaba el Arca de la Alianza, ¿cuándo entonces se cumplio la vuelta de esa gloria de Dios al Templo? La respuesta la da la fe cristiana: en la entrada de María con el Niño Jesús para presentarlo a Señor en el Templo de Jerusalén, se dio el cumplimiento de esta profecía.  Ahora, en lugar de la Nube, está la Sagrada Humanidad de Cristo. En lugar del Arca de la Alianza, está la Santísima Virgen María, en cuyos brazos yace el Niño Jesús, Luz de las gentes y Gloria de Israel. Por esto, el mismo Jesús, dirá de sí mismo: ¨Destruyan este templo y yo lo reconstruiré en tres días¨ el Evangelista apunta: ¨esto lo decía del templo de su Cuerpo¨ (Cfr. Juan 2, 19-22) dándonos a entender, que el nuevo signo de la Presencia permanente de Dios en medio de su pueblo, es Jesús mismo, por medio del cual, damos el culto al Padre en Espíritu y Verdad; culto que en la nueva economía de la gracia, se realiza admirablemente en el Sacrificio de la Eucaristía, Presencia admirable de Cristo en todos los sagrarios de nuestras iglesias, donde cumple su promesa: ¨yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo¨. ( Mt.28, 20.)

Por esto, en este Misterio de la Infancia de Jesús, se nos revela la obediencia del Hijo de Dios, su abajamiento, para hacer la voluntad del Padre: salvar a los hombres y reconciliarnos con Dios.A este misterio de obediencia de Jesús, se une su Madre, pues, ella tampoco necesitaba purificarse, pues, dio a luz virginalmente a Jesús, quien es la puereza misma. Sin embargo, de esta manera, María se nos manifiesta en su voluntad de hacer siempre la voluntad de Dios, manifestada en su Ley dada a Moisés y que Cristo su Hijo, vino a llevarla a su plenitud, no a abolirla. Por ello, la consagración que María hace de Jesús a Dios, su Padre, cobrará su pleno significado en el Calvario. Es lo que le revela Simeon, al profetizarle la Pasión y la Gloria de Jesús, y su participación, en sus sufrimientos, simbolizados por la espada de dolor que atravesaría su alma.
 
El simolismo de las candelas o velas encendidas  en esta fiesta
 
Distintivo de esta Fiesta, es  la Bendición de las candelas o velas encendidas, con la que comienza la Liturgia de la Santa Misa del 2 de febrero. Las velas encendidas son simbolo, de Cristo, Luz de las gentes, como lo anunció Simeón. El derretirse de las velas, es simbolo de la Pasión del Señor, quien sobre la cruz, como cera derretida, consumó su sacrificio. Es a su vez anuncio de la gloria de la Resurrección, pues, las velas, mientras más se gastan, más brilla su luz. Las velas encendidas, en las manos de los fieles, nos recuerdan tambien las palabras de Jesús: ¨Ustedes son la luz del mundo, que brille su luz ante los hombres, para que glorifiquen al Padre que está en los cielos.¨ (Cfr. Mt. 5, 14-16.) 

Las velas se bendicen este día como sacramental que usamos en nuestra oración personal o familiar, que nos recuerda la presencia de Cristo en medio de los que oran. Nos recuerdan además, que nuestra fe, debe ser como la llama viva de las velas, que aunque pequeñas, alumbran en la oscuridad de la noche, así también, nuestra fe debe ser una luz  que atraiga y motive a aquellos que viven en las tinieblas del pecado a la conversión, al conocimiento de Cristo.Todo este rico simbolismo, es un anticipo del Lucernario de la Pascua, donde se bendice, no las velas, sino el Fuego Nuevo, simbolo de Cristo Resucitado Luz del Mundo y Sol de Justicia.

Te invitamos, a que este próximo 2 de febrero, participes con nosotros en nuestro Santuario en Espinar, de la Santa Misa de la Presentación del Señor a las 6:30am. Trae tus velas para ser bendecidas, y participa de la procesion con las velas encendidas que iniciaremos frente a la Gruta de la Natividad, llevando en procesión la imagen del Niño de Belen, hasta el altar mayor de la Ermita, donde celebraremos la Santa Misa. Trae, tambien tu imagen del niño Jesús para ser bendecida. Te esperamos. Paz y Bien.

No comments:

Post a Comment